Trabajemos por un medio ambiente saludable
Este 22 de abril se celebra una nueva fecha del calendario medioambiental. El día mundial de la Tierra, es una iniciativa que tiene más de 40 años de vigencia y tiene como propósito tomar conciencia en la población mundial sobre la fragilidad y vulnerabilidad que tiene nuestro medio ambiente ante los grandes cambios provocados por el hombre en nuestro entorno.

Pero qué podemos hacer cuando vemos que las sequías, los desbordes de los ríos o la desaparición de las especies animales son pan de cada día? Desde nuestra vida cotidiana, ¿cómo podemos colaborar para menguar en algo los drásticos cambios que vive el planeta?

Para el presidente ejecutivo de Petramás, Jorge Zegarra, tomar en cuenta algunas acciones de toma de conciencia cotidiana puede influir positivamente para que el comportamiento de los niños, jóvenes y adultos cambie hacia un modo de vida más comprometido con su entorno, tomando en cuenta las siguientes recomendaciones.

1. Reduce al mínimo el impacto de la basura. Lo más recomendable es aplastar las botellas de plásticos, las cajas de cartón, las latas etc., para ocupar menos sitio en los contenedores de basura.

2. Reduce el consumo de tus envases. Hoy en día el alto ritmo del consumismo nos obliga a adquirir alimentos y productos diversos envasados en cajas dentro de cajas o cubiertos de plásticos, lo que genera un efecto nocivo en el medioambiente. Lo recomendable sería que los alimentos se compren en envases familiares, o al peso, así como usar recipientes reutilizables, por ejemplo.

3. Mantén desenchufados los equipos. Antes de acostarse y antes de salir de casa, lo más recomendable es comprobar que todos los equipos se mantengan apagados y desenchufados. Por ejemplo, dejar el computador encendido toda la noche consume tanta energía como imprimir 800 hojas, lo cual representa en un año 2600 kw/h de energía y hasta 1,9 toneladas de CO2.

4. Lavadora llena. El ciclo de lavado consume aproximadamente 100 litros de agua, lo que propicia a aprovechar al máximo su capacidad. Recuerda que la secadora consume más energía que cualquier otro electrodoméstico por lo que tan solo su uso semanal puede reducir emisiones de CO2 en unos 90 kilos año.

Fuente: Stakeholders / 20-04-2012